Desde su publicación el pasado mes de noviembre, Un rey de quién sabe dónde  de Ariel Abadi ha ido recibiendo críticas excelentes en todos los medios en los que ha aparecido.  Nos ha parecido oportuno reunirlas para trazar «algo así» como su huella literaria.

Donde viven los monstruos LIJ

Seleccionado por Román Belmonte entre los mejores álbumes ilustrados infantiles de 2017.

Mi casa en cualquier parte

«Lo bueno de este álbum ilustrado es que está recomendado para una horquilla muy amplia de edades. Los más pequeños sólo ven humor y diversión en la ironía y pueden trasladar el concepto de enfrentamiento a las disputas que se desarollan en el patio del colegio o en casa con sus hermanos. Los adolescentes captan mejor el significado, las emociones y las consecuencias. Y los adultos podemos deleitarnos con las estupendas ilustraciones del bonaerense Ariel Abadi (…)»

Tres crianzas

«Despierta tras leerlo, sonrisas y reflexiones. Me ha parecido un material excelente para trabajar temas tan relevantes entre los niños y adolescentes, cómo el ser mejor que el otro, el nunca perder, el siempre ganar. Álbum ilustrado 100% recomendable (…)»

Trastadas de mamá

«Soy de las que opinan que los libros sin texto son muy especiales y que siempre hay que tener al menos uno o varios de este tipo en casa porque, no sólo potencian la imaginacion y creatividad del lector, sino también su capacidad de resolución de conflictos (…)»

En M21 Radio, en el Programa Cero en Conducta, dedicado al Día Internacional de La Paz y la No-Violencia, hablaron de Un rey de quién sabe dónde en la sección de libros. A partir del minuto 43’42».

 

Mi libro y mi café, blog literario

«Un rey de quién sabe dónde es un pequeño libro rectangular, pero que a la vez, en pocas páginas dice muchísimo. Un libro muy sencillo, muy manejable y sobretodo divertidísimo.  Con ayuda de los papis, y de los cinco personajes de este libro,  comenzarán a entender qué es el poder, y sus consecuencias (…)»

La revista digital Let´s family dedicó una lista a libros infantiles con mucho humor. Y ahí estaba «Un rey de quién sabe dónde«. «Un relato irreverente, sabio y muy humorístico sobre el poder, construido con muy poco texto y unos personajes llenos de expresividad (…)

Canal Lector

Cada monarca, en su pequeño o gran reino, ansía una parcela más de poder. Todos excepto uno de los personajes, que es cualquier cosa menos rey. Ese objetivo común culmina en una gran lucha, de cuyas cenizas pueden nacer –quien sabe- otras historias aún mejores. La secuenciación de esta curiosa propuesta, a medio camino entre el álbum ilustrado y el humor gráfico habitual en otros formatos, recuerda la puesta en escena del cine mudo (…)

La revista Ser Padres lo incluyó en la lista de «Nuestros libros favoritos para niños de 2017»

«Una reflexión desternillante y certera sobre el poder y las actitudes que tomamos frente a él. Muy recomendable para entender las disputas entre hermanos, los rifirrafes de los políticos y todas esas situaciones en las que deseamos quedar como reyes. Para niños y mayores (…)»

Lupa del Cuento

«Una atractiva propuesta, con una doble página ilustrada, en el centro, que marca el principio y el final de la microhistoria que invita a observar, imaginar, jugar con las palabras y crear relatos diversos(…)»

 

Donde viven los monstruos LIJ

Y así llegamos a uno de los libros que más me ha gustado durante los últimos meses, no sólo por su intensidad y fidelidad a lo que son las cuestiones de poderosos y/o manejantes, sino a la forma de contárnoslo. Un rey de quién sabe dónde de Ariel Abadi es la segunda apuesta de la editorial A fin de cuentos que, para mi gusto, ha entrado por la puerta grande. Este libro nos plantea la eterna lucha de poderes con una sencillez maravillosa. Crítico pero económico (¡Dice tánto en tan poco!), humorístico y veraz, tiene todo lo que se le puede pedir a un álbum ilustrado. Y lo mejor de todo es que tras leerlo, he decidido pasar de ser de esos que no tienen tiempo a desinteresados.

Literatil

«Las imágenes tienen un tono cómico y caricaturesco que transmiten con mucha gracia el humor de la historia y logran que el brevísimo texto sea más que suficiente para que el lector capte el mensaje. Y es que en este libro, por suerte, no hay palabras de más: un mal común que afecta a demasiadas obras infantiles donde pensamos que hay que explicar hasta el más mínimo detalle. Un rey de quién sabe dónde deja que sea el lector quien rellene los huecos, quien recree la historia que flota entre las páginas (…)»

 

 Memôria de Peix

Novedades de noviembre en el programa de radio Memoria de Peix.

Cuestión de madres

«¡¡Tan solo 66 palabras!! con la peculiaridad de que ninguna es un verbo. Pero hay acción. Mucha acción. La impresa y la que se genera en nuestras mentes creativas (…)»