Si en un libro se ponen tres reyes y un par de personajes más, la calma no puede durar mucho. (El Poder también es cosa de libros infantiles).
Los dibujos de este libro fueron hechos en tinta y acuarela sobre papel Lana, trabajados una y otra vez hasta llegar al resultado que el autor deseaba: un lío.