En la Orilla (1) Reflexiones estivales sobre promoción de la lectura

Fotos: Gotzone Agiriano

Roman Belmonte, Donde viven los monstruos: LIJ

 

No hacer nada está muy bien. Esta cita no pertenece a un filósofo, sino a mi hijo pequeño, que a veces lanza aforismos como disparos de escopeta -por lo simples y devastadores-. En estos tiempos locos, convendría, en efecto, reivindicar la belleza de no hacer nada: sentir el dulce picor del sol del verano, la caricia de la brisa, el gustoso masaje de la indolencia. Y si hacemos algo, nada de grandilocuencias ni trabajos extenuantes. Si quiere retomar ese clásico que se le resiste desde hace años, o, como hizo Marx en un balneario veraniego, devorar a Hegel “de cabo a rabo”, hágalo con cariño, despaciosamente, lejos de esas prisas de cadena de montaje, tan de nuestro tiempo. Elogie la pereza, el lento movimiento de las nubes. En esa línea, con cariño y parsimonia iremos incluyendo aquí unas pequeñas entradas, reflexiones prestadas  que, bajo el título de En la Orilla, publicaremos durante todo el tiempo estival y que giran entorno a un importante tema.

Y este es el tema.

Hace unos cuantos días, leyendo una de las entradas del siempre interesante blog de Ana Garralón, anatarambana literatura infantil, en la que enumeraba los riesgos que la mediación lectora conlleva -con la posibilidad de espantar lectores en lugar de crearlos-, me llamó la atención que destacara el hecho de que esta actividad se encuentre casi exclusivamente en manos de mujeres.

Según Ana Garralón, la falta de modelos masculinos hace que un grupo de varones no considere la lectura importante. Y señalaba también otro handicap: las mujeres recomiendan casi en exclusiva novelas, lo que “impide a los lectores de informativos sentirse parte de la comunidad de lectores”.

Así me pareció interesante abrir el debate -debate, por otra parte, que no es nuevo sino que tiene kilos de referencias bibliográficas a sus espaldas- a otros especialistas. Comenzamos con Román Belmonte,  Donde Viven Los Monstruos: LIJ

“Sobre la falta de modelos masculinos en la mediación lectora, coincido plenamente con Ana Garralón. Basta con ir a cualquier charla o taller sobre lectura e infancia, y constatar que entre el noventa y el cien por cien de los asistentes son mujeres. Esto se debe principalmente a dos factores. El primero es que la crianza y la educación, sobre todo la educación infantil y primaria, la siguen desempeñando las mujeres, y la segunda es que la lectura está cada vez más extendida entre la población femenina por ser un instrumento de distinción social que las revoluciones feministas han ido afianzando durante los últimos siglos. Por todo esto el modelo femenino es el que prevalece en la mediación lectora durante los primeros años de vida.

Ahora bien, aunque creo que las mujeres sienten más afinidad por los géneros de narrativa, no creo que esto se deba a factores emocionales o de otra índole, sino a los modelos de educación literaria tradicionales que, tanto en nuestro país, como en otros, han prevalecido. Son modelos de educación humanista que todavía siguen patentes y en los que la concepción literaria se suele centrar en la narrativa y la poesía para dejar completamente de lado al ensayo y otros géneros de la no ficción que se han considerado menos “literarias” ya que se relacionan con disciplinas científico/tecnológicas, unas hacia las que sienten más inclinación los hombres (esto es un hecho observable en las aulas de estos itinerarios educativos y donde ellas suelen ser minoría).
Todo esto se ha estudiado con diligencia durante las últimas décadas en los países nórdicos, Cánada o Estados Unidos, donde están preocupados por la elevada tasa de chicos con déficit lector en las aulas, algo que ha llevado aparejado la creación de iniciativas tan interesantes como “Guys Read”, una organización abanderada por Jon Szcieska (el autor de “El apestoso hombre queso y otros cuentos maravillosamente estúpidos”) que intentan rescatar esa curiosidad lectora de estos niños a través de modelos masculinos de referencia y otro tipo de lecturas que no sean las meramente ficcionales.
No obstante en este tema creo que hay mucha tela que cortar porque podríamos considerar muchísimos más factores que intervienen en la adquisición de la competencia lectora… Estaría bien conocer lo que opinan los receptores de sus propias inclinaciones lectoras, de sus prejuicios y/o afinidades hacia sus iguales lectores, o el tipo de lecturas que leen todos, sin distinción alguna, o por afinidad de género. También sería interesante cotejarlo desde la perspectiva de los escritores y si su género influye o no en la decisión del lector… Es decir, un largo etcétera de interacciones que pueden moldear la mirada lectora.”
2018-08-04T17:01:00+00:00julio 27th, 2018|Educación, hábito de lectura, Mujeres, Promoción de la lectura|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies