Un mismo cuestionario para conocer a tres ilustradores fuera de serie con los que hemos tenido el placer de trabajar en A Fin de Cuentos. De estilos muy diferentes. De formación y gustos heterogéneos. Y con obras complejas en continuo crecimiento. 

Hoy, Cinta Arribas (Valladolid, 1983).

 

 

Los Semifusos. A Fin de Cuentos, 2019

«La primera etapa de creación de un álbum infantil es una de las cosas que más disfruto. Me pasan los textos, y según los leo comienzo a imaginarlo en mi cabeza y a dibujar unos primeros bocetos, esquemas muy básicos, casi sin pensar. Creo que en esa etapa es muy importante sentir libertad creativa».

-¿Por qué entre todas las profesiones del mundo elegiste la de ilustradora?

Estudié Bellas Artes y podría haberme decantado por la pintura o la escultura, que me encantaban, pero la ilustración tene ese carácter narrativo que otras disciplinas no tienen.

-¿Ha sido un camino fácil? ¿Estuviste a punto de trar la toalla en alguna ocasión?

No creo que haya sido un camino fácil, sigue sin serlo. Creo que tenemos que seguir luchando día a día para defender nuestros derechos y conseguir que nuestra profesión no sea tan precaria.

-¿Cuál fue el libro que marcó tu carrera?

Coco, ¿donde estás?, el primer libro que escribí e ilustré, sobre un niño que pierde a su perro. Fue mi primer libro publicado y le tengo un cariño especial.

Coco, ¿dónde estás? Sallybooks, 2016.

-¿Cómo afrontas un proyecto nuevo? ¿Eres lenta o rápida, intuitiva o cerebral trabajando?

Soy más intuitiva que cerebral y un poco caótica trabajando.

-¿Qué o quién te inspiran?; ¿cuáles son tus ilustradores de cabecera?

Pablo del Cielo, Power Paola, Mantraste, María Ramos, Ana Galván, Valerio Vidali, Irene Rinaldi, Aisha Franz… la lista es muy larga.

Nadal, 2017. Para la Ciudad de la Cultura de Galicia, programa infantil de Navidad.

-¿Es posible no tener un estilo reconocible, es decir, intentar cambiar tanto en cada proyecto que tu trabajo resulte siempre nuevo o uno tiene un estilo base que amolda hacia diferentes sitios según el momento?

Yo creo que cada uno tiene una manera de hacer, algunos ilustradores tienen muy marcado su estilo y otros menos. En mi caso creo que hay un estilo en común en todos mis proyectos, aunque siempre varía algo las formas de un trabajo a otro.

-¿Tienes unas horas del día preferidas para trabajar o te lo tomas como un trabajo de oficina de 8 a 3, por ejemplo?

Intento ser metódica, madrugar y a las 5 de la tarde estar libre, pero no lo suelo conseguir. Depende del proyecto y de los tempos de entrega, pero me pueden dar las 2 de la mañana trabajando.

M21, revista, 2018, sobre el orgullo en Madrid.

-¿Qué haces cuando te atascas?

Pasear, poner música, bailar.

-¿Has hecho libros cuyas historias no te interesaban y/o gustaban?

Más que no gustarme, ha habido veces en las que el proyecto no tiene mucho que ver conmigo, pero lo veo como un reto. En esos casos creo que hay que buscar los puntos en común con el autor o el proyecto, y hacerlo tuyo para que funcione..

-Tengo la sensación de que un ilustrador una vez acaba una obra la siente menos suya que un escritor, ¿es una sensación equivocada?

Yo no lo veo así, siento cada libro que ilustro como un hijo.

Hate everyone, Pow Kids Books 2018. Con texto de Naomi Danis.

-¿En qué proyecto estás trabajando ahora?

Estoy haciendo un libro nuevo infantil con Pow!, una editorial de Nueva York. Es una historia muy bonita sobre la amistad de dos niñas.

-¿Qué te gustaría hacer y todavía no has hecho?

Me encantaría hacer algo para moda, estampados, o algo así.

 

Ilustración para un artículo de psicología sobre la búsqueda de la paz interior para Cambio 16.

 

Ilustración para un artículo sobre la sexualidad en personas con Alzheimer para la Agencia Sina.

-¿Qué es lo que más te emociona de tu trabajo?

Cuando empiezo un nuevo proyecto, ir leyendo el texto, guión o briefing y hacer los primeros bocetos, ponerme a investigar, ver referencias,…

La artista fue la única ilustradora española invitada al pasado Bookaroo Festival de Nueva Delhi.